sábado, 12 de octubre de 2013

Convivir y habitar la ciudad

Julio Solís Moreira - Paulo Coto Murillo

“Luz baja de alumbrado público.
Una acera discreta a pesar de la onda
expansiva del crecimiento urbano, poco transitada.
Una casa vieja tímidamente escondida en un antiguo barrio…”
Urbanoscopio – Fernando Contreras

Introducción

Cuando reflexionamos sobre la ciudad de San José, nos irrumpe a primera vista un imaginario de lo vacío, del desorden como lugar común de representación del espacio, un olvido colectivo de la vida cotidiana de quienes habitan los barrios cercanos al centro, barrios con una vida, con un dinamismo, con una historia que se incorpora en los vecinos y sus edificaciones.

Las relaciones sociales en la ciudad, se ven presionadas en parte por lógicas urbanísticas que olvidan las expectativas de quienes al final de cuentas hacen la ciudad, este dilema nos pone a pensar sobre el futuro de la ciudad contemporánea.

Expresada la preocupación anterior, es vital rescatar la convivencia de quienes habitan la ciudad y sus barrios. En aras de comprender esto, observamos que los barrios y las relaciones que se suscitan en ellos están llenas de lugares significativos, puntos de referencia, recorridos habituales, representaciones, prácticas, vivencias, historias y pertenencias, que se dan a pesar del anonimato, el constante encuentro y desencuentro al que se ven arrojados los pobladores en la ciudad.

Ingrese al texto completo acá: Convivir y habitar la ciudad